Se ha producido un error en este gadget.
starline
Photobucket
Daw Summer
Muy pronto más...
Photobucket

starline

jueves, 20 de noviembre de 2008

NARUTO: Mi Historia de Amor Entre Tus Manos III


Mi Historia de Amor Entre tus Manos



Capitulo: Sin Aliento
Corazón Egoísta


Universo Alterno

[Sasuke, Naruto, Lee, Sai, Kakashi, Iruka, Gaara, otros personajes]

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Los personajes de Naruto no me pertenecen.
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*


.
..

….
…..
……
…….
……..
………
……….


Pronuncio palabras vacías
y todo lo que quise hacer
Fue transmitir mis sentimientos más simples
en el suave viento que estuvo soplando aquel día
y ahora arrojo todo en las ruinas del ayer
pero ahora, sonriendo, puedo vivir sin tu recuerdo…
Pero este asunto te crucificará
es por eso que debemos decirnos adiós
después de esto trataremos de conocernos,
hasta que nada que nos unía quede
y algún día nos daremos cuenta
de que eso era todo lo que pudimos dar.

La tristeza rodará convertida en lágrimas por nuestras mejillas
Y se transformaran en un río de lágrimas
y este sentimiento se volverá en un poderoso remolino
que nos unirá, a los dos.







*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



El sol se filtraba tenuemente por una ventana que tenia trozos de vidrios… vidrios regados por el suelo.
El viento pausado y armonioso que se deslizaba por cada rincón de la habitación… un halo de vida que ascendía hacia lo más alto del cielo… una persona totalmente apagada sin vida, sin cuerpo… sintiéndose extraño…
Ante aquel quejido silencioso de la desabitada mansión solo había una persona sentada sobre el frío suelo de mármol… sintiéndose turbado por su comportamiento… tratando de hallar respuestas en esa tenebrosa habitación que estaba mas destrozada de lo normal… lo que antes era su mas preciado recuerdo de su infancia se había convertido en su peor pesadilla… todo estaba totalmente destruido…
Después de la terrible tragedia de su infancia, el retornó a su casa, específicamente a su habitación y la arreglo, para tratar de conservar los momentos tan alegres que ahí vivió… su madre… su padre… su hermano…
Hasta aquel punto de su existencia pensó en olvidar lo que su hermano había hecho tratando de recordar solo hasta momentos antes de su tragedia, de cómo en ese mismo día su hermano le tomaba de la mano y le sonreía tiernamente…
¿Por qué no se detuvo el tiempo en ese mismo instante?
¿Por qué tuvo que pasar todo eso?
¿Por qué?
¿Por que el destino le había jugado una mala pasada?
¿Por qué?...
Fue acaso por su estúpida debilidad, por haber sido un niño consentido de mama y de papa… por no tener las suficientes agallas como para afrontarlo…
¡¡¡Pero si apenas era un niño!!!...
Un niño que no sabia por que su hermano destruyó a toda su familia… a todo su clan… su villa… su propia vida y había desaparecido sin dejar rastro alguno de que existió.
Si nada de eso existió entonces, por que él esta ahí?...
Por que precisamente ahora siente un dolor tan intenso, como si el hubiera perdido algo… como si lo hubiera destruido él mismo con sus propias manos…
Manos?...
Miro sus manos detenidamente, rasguñadas, sucias, con restos de su propia sangre ya seca… estaban entumecidas por el frío, tal vez por eso no podía sentir el dolor…. Entonces, por que entonces su corazón no se convertía en un témpano de hielo… para que no pueda sentir… para que no pueda sufrir ni llorar… todo en su soledad… por que Sasuke Uchiha lloraba cuando no le veían, sonreía a escondidas, se preocupaba dando la espalda, aparentando que nada le afectaba.
-Naruto…
Por que su estado emocional había sucumbido por un beso… ese beso que lo hacia pensar en tantas cosas buenas y malas a la vez, aquella muestra de afecto del rubio le había dejado sin palabras… lo trastornó… acaso habría reaccionado bien?... no sabia como pero se vio a sí mismo respondiendo a un beso que le había dado Naruto… tan calido, apasionado, delicioso… lleno deseo y entrega, con un embriagante sabor que hechizaba… todo eso y talvez mas pudo sentir con ese simple contacto… pero porque?…
Tenia que sentirse feliz?... entonces por que reacciono de una manera tan prepotente?…
Su manos viajaron hasta su boca, sus dedos acariciaron sus labios que se encontraban resecos… tratando de rememorar aquel encuentro, cuando los delgados labios del rubio, en un principio le acariciaban tímidamente para que luego, el mismo lo sujetara de la cintura, lo atrajera mas hacia su cuerpo y le empezara a devorar en un beso desesperado… tratando de encontrar respuestas a sus preguntas… pero en vez de eso ahora se sentía mas confundido que nunca…
Quiso olvidar, pero ese recuerdo siempre agolpaba en su mente…, no quería oírle pero podía escuchar como gritaba su nombre… recordó el como lloraba cuando le dejo ahí, tirado en el suelo llorando su desdicha… que cada lagrima que derramaba era por él… y lo sabia perfectamente…

-Soy un hipócrita…

Se dijo a sí mismo mientras se levantaba de su letargo… estaba cansado, hace muchos días que no había comido… y ya se sentía débil… Dio un ultimo atisbo a su morada y salió de ese lugar, paso por entre las habitaciones, bajo por la escalera y cruzo lo que se asumiría llamar sala, entro a la cocina pasando por el comedor… y finalmente deslizo la puerta trasera para poder salir…

*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*

La kunouchi pelirosa entraba a la habitación de su compañero mientras llevaba entre sus manos una bandeja de agua fría junto a unos paños… fijo sus ojos verdes al cuerpo pasivo de su amigo viéndolo débil y cansado.
Puso todo lo que traía entre sus manos sobre un aparador; remojo un par de paños y los exprimió para después ponérselo en la frente de su amigo… había sido demasiado negligente; y también de su parte por no haberse dado cuenta en el estado en el que se encontraba el chico de cabellos fuliginosos…
Después de haber sido discípula de la Cuarta Hokage por algunos años, ya había perfeccionado por si misma las técnicas de doctor ninja que se le habían enseñado. Cuidar de su amigo rubio era su prioridad desde hace un par de días atrás, y tan preocupada estaba por él que no se fijo en los demás llevando todos sus cuidados y atenciones esencialmente al rubio.
Había dejado a Sai en el cuarto de Naruto mientras ella iba por unos vendajes, al pasar por el comedor pudo observar como Gai-sensei tenia una conversación con Lee quien parecía desanimado después que había salido de la habitación del rubio, y de un momento a otro las palabras fortalecieron nuevamente el corazón de su joven discípulo llenándose de una nueva energía y de una brillante sonrisa fue entonces que decidió ir de una buena vez por la dichosas vendas.
Al pasar nuevamente por el comedor ya no había nadie y además era un poco tarde, se había demorado mucho ya que tuvo que ir a conversar con Tsunade-sama sobre la situación del rubio y quien podría ser el posible causante de su estado, también le aseguro que si era él no tendría perdón por que le hizo daño a un compañero, claro que ella nunca pensó que las peleas entre ellos dos llegarían a estos extremos además ella estaba segura del sobre protector cariño que Tsunade-sama le tenia a Naruto…
En fin… la conversión fue larga por lo que le tomo mucho tiempo regresar a la habitación de su paciente rubio. Cuando ingreso a la habitación no vio a nadie y eso era un poco extraño por lo menos debería de estar… Lee-san!!!
Al acercarse más pudo ver una extraña figura en el suelo y pudo distinguir que era el joven pelinegro, se acerco presurosa y trato de animarle:
-Lee-san!!!… Lee-san!!!… resiste por favor!!!... –haciendo uso de su increíble fuerza lo tomó entre brazos y lo acostó en la otra cama que había en esa habitación. Quitó la insignia que tenia en la cabeza para despejar sus mechones azabaches y le tomo la temperatura percatándose de que su amigo tenía mucha fiebre…

Ahora se encontraba ahí en la habitación, cuidando de sus dos pacientes, después de haber estabilizado a su amigo pelinegro éste solo se encontraba durmiendo al igual que Naruto…

-Algo no anda bien aquí- se pregunto así misma tratando de hallar alguna respuesta concreta, si bien es cierto ya no eran los mismos niños de hace cinco años sentía que sus mas grandes amigos le ocultaban algo y ella temía preguntar, no quería volver a ser como era antes.
Si había algo que reconocía era que había sido una niña mimada y lo único que le importaba era Sasuke, sus proyectos de vida a futuro, todos, estaban relacionados con Sasuke, estaba tan idiotizada con ese mundo que se olvido de alguien importante para ella, aunque su mentalidad de niña lo hubiera negado muchas veces y era motivo de desesperación y aborrecimiento, ahora, pensaba completamente distinto
Amaba a Naruto.
Siempre lo amó, pero nunca quiso reconocerlo por estar siempre viendo a Sasuke… Sasuke… Sasuke por aquí… Sasuke por allá…
Volver a ver a Naruto después de tres años le había llenado de mucha felicidad comparado con el regreso de Sasuke que sucedió apenas medio año. Aquel rubio tan baka que su peor pecado era actuar sin pensarlo dos veces, ¿como se diría?, por propio impulso, y además que a pesar de ser ya un joven adolescente aun poseía un espíritu de niño e ingenuidad, un corazón que estaba lleno de mucho amor que él quería dar sin importar a quien fuera; pero todo esos sucesos vividos le ayudaron a estar segura que realmente lo amaba, lo amaba tan graciosamente…
-Cielos!!! –casi grito pero inmediatamente se tapo la boca y en un murmullo dijo- Estoy totalmente idiotizada por este rubio atolondrado…
Se había acercado hasta estar cerca de Naruto y nuevamente dijo… -Me gustaría que vuelvas a ser el de antes… aquel rubio que me pedía una cita y refunfuñaba cada vez que le decía que no… pero sabes, ahora seria todo lo contrario… porque ahora te diría que si.
Se separo lentamente y recordó que habían otros pacientes que atender a si que una vez más se percato de que todo esté en orden para después depositar un beso a cada uno de sus amigos y salir de la habitación, tenia que ir donde Tsunade para darle un informe clínico.

*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*

En la torre del Hokage se encontraban conversando Kakashi, Iruka y Tsunade sama, el peliblanco le narraba los últimos sucesos en estos tres días, la Hokage escuchaba atentamente mientras que Iruka-sensei aun no podía quitarse la aflicción que había en su corazón, le había partido el alma ver a Naruto en ese estado.
-Eso es lo que ha pasado Tsunade-sama… -concluyó con su largo relato, Tsunade se inclino sobre el respaldar de su asiento tratando de analizar la situación.
Primero: Sasuke regresaba a la aldea después de muchos esfuerzos por parte de Naruto. (Eso no paso hace más de cinco meses)
Segundo: Sakura, Sai, Sasuke y Naruto van juntos a una misión en donde no se sabe que pasó y lo que concluye con…
Tercero: Naruto no aparece sino hasta tres días después completamente lastimado y Sasuke estaba desaparecido…
Conclusión…
-Esto es un problema de ambos, tanto como Naruto y Sasuke deben arreglarlo, no sabemos perfectamente las circunstancias, no sabemos si Naruto se cayó solo desde el acantilado o si alguien lo empujo…

-Es posible que Sasuke haya empujado a Naruto… sino cual es la explicación para que él este desaparecido por tres días- habló Iruka, conteniendo las inmensas ganas de gritar.
La rubia y el peliblanco hicieron un largo silencio, talvez Iruka tenia toda la razón (pensaron ambos a la misma vez).
-Iruka-sensei… -interrumpió el peliblanco- …es comprensible que estés conmocionado por lo que le sucedió a Naruto, no eres el único que se siente así…
Eso fue todo lo que pudo soportar el sensei, sus ojos se transformaron en afiladas cuchillas y miraba con rencor a Kakashi.
-Nunca nadie puede sentir lo que yo estoy sintiendo!!!... –explotó– yo fui quien vio a Naruto crecer desde la primera vez que estuvo en la academia, yo fui quien estuvo a su lado en sus triunfos y fracasos… yo… -las lagrimas amenazaban con salir de sus ojos, tenia tanto dolor en su corazón- lo siento… -fue lo que dijo mientras salía presuroso de la habitación dejando la puerta de la oficina abierta.
-Ve tras él… -fue la orden de la rubia mientras se levantaba de su asiento…
-Perdón?... –el peliblanco no le había entendido del todo…
-Acaso no escuchaste, será mejor que corras detrás de él…
-No veo la necesidad de hacerle compañía, estará ocupado con los papeleos de las misiones…
La rubia bufó por lo bajo.
-Oh bueno… de seguro que estará bien, él ha estado tan preocupado que no ha probado bocado desde el día en que desapareció Naruto, noté signos de deshidratación en él, además que se fue llorando… pero bueno… seguro que estaba bien no es así?...
Kakahi-sensei quedó contrariado, no estaba seguro de lo debía hacer pero inmediatamente recordó el rostro triste de Iruka y una presión fuerte invadió su pecho. Así que no sintiéndose dueño de su actuar desapareció rápidamente entre una nube de humo decidido a encontrar a Iruka.
Tsunade quedo nuevamente sola.

Iruka caminaba presuroso entre los pasillos de la academia, no sabia como es que había llegado hasta ese lugar, pero, en esos momentos no se encontraba ningún estudiante por lo que agradeció interiormente el poder encontrarse solo y encontrar la forma de calmarse.
-No tenia que haberle hablado de esa forma a Tsunade-sama…- habló, rompiendo el silencio mientras que ingresaba a uno de los salones, a decir vedad, era uno de sus favoritos ya que en ese lugar había pasado los mejores doce años de su vida enseñando y aprendiendo de Naruto, aunque se sorprendiera el pequeño rubio que se metía en aprietos y escapaba de clases solo para llamar la atención le había enseñado nuevamente lo que era sentir el tener una familia, alguien especial a quien querer proteger y cuidar sobre todas las cosas.
No pudo evitar recordar el estado en que lo habían hallado, una punzada nueva invadió su corazón. Porqué tenía que eso justo a él. Talvez debería ir a buscar a Sasuke para que le explique lo que sucedía, pero no podía, sabia que no debía meterse en ese lío por más que le estaba carcomiendo el alma y sentirse impotente por no poder hacer nada.
Solo le quedaba esperar a que el rubio despierte, que le contara lo que había sucedido y darle el apoyo y los consejos que necesitase pero aún así, ¿Por qué no podía sentirse tranquilo?
-Idiota Kakashi…- mascullo entre dientes tratando de apaciguar un poco el dolor que sentía ya que no podía siquiera maldecir a la quinta.
-¿Me podrías decir el por qué del insulto?…- el sensei volteo y vio parado en el marco de la puerta a Kakashi.
-No tengo porque responderte…- le dijo secamente- … tú no me entenderías…-Iruka tenia la vista perdida en algún punto del salón.
-Tienes razón… no te entiendo…- le dijo el peliplateado, Iruka parecía estarle prestando atención ya que lo miraba de medio lado pero no directamente a los ojos… -No entiendo muchas cosas, sabes…- continuó viendo que Iruka le prestaba atención pero aun no le miraba a los ojos, eso le estaba matando… –Desde hace tiempo que no entiendo muchas cosas…, no entiendo por qué cada vez que salgo a una misión deseo terminarla lo más pronto posible para volver y poder verte, no entiendo por qué cada vez que sonríes pareces un ángel, además no entiendo que cada ves que sonríes y son varias las personas que te miran siento grandes celos, no entiendo por qué cada vez que sufres mi corazón se aflige, no entiendo el por qué cada vez que derramas una lagrima haces que me sienta miserable, sobre todo no entiendo por qué estoy en estos momentos aquí parado frente a ti diciéndote todos estos sentimientos que no entiendo.
Iruka miraba completamente sorprendido al peliplateado más aun cuando éste se le había acercado tanto y se encontraba frente a él mirándole fijamente a los ojos. Kakashi tomo entre sus manos el rostro de Iruka obligándole a mirarle y siguió hablándole.
-No entiendo porque en estos momentos deseo estrecharte entre mis manos y besarte en los labios con mucha pasión.
Iruka tembló levemente mientras veía que Kakashi descubría sus labios y se le acercaba peligrosamente, lo único que pudo hacer en ese preciso momento fue poner sus manos en el pecho del peliplateado tratando de detenerlo pero, sentía que perdía la fuerza cada vez que el aliento del jounin chocaba en sus mejillas.

-¡¡¡Basta!!!...- gritó, alejándolo con la poca fuerza que le quedaba – No me hagas esto… por favor…. –Iruka cerró los ojos tratando de convencerse a sí mismo que debía de detener todo aquello, que no estaba bien; pero unos labios sobre los suyos hicieron que abriera los ojos…
Kakashi empezaba a besarle suavemente, trató de alejarlo pero no pudo ya que tenía presionadas las manos sobre su pecho, sintió como una mano se posicionaba detrás de su cuello masajeándolo mientras otra bordeaba su cintura.
El beso empezó a hacerse mas profundo, Iruka podía sentir como la lengua caliente de Kakashi tocaba partes sensibles dentro de su boca haciendo que gimiera levemente.
Si no fuera porque estaba apoyado en el escritorio habría terminando por caer al suelo ya que sentía que sus rodillas perdían su fuerza natural.
El beso termino en un suspiro y antes de separarse Kakashi lamió los hinchados labios del sensei, el beso había terminado pero ambos respiraban entrecortadamente, Kakashi se inclino mas tratando de acorralar a Iruka sobre el escritorio.
-Kakashi…-hablo por fin el sensei mientras se incorporaba y detenía al peliplateado que estaba por treparse sobre el –aun no…- dijo con las mejillas totalmente sonrojadas -… por favor… aun no… no me sentiría bien conmigo mismo… -Le dijo mirándole a los ojos tratando de controlar su corazón y a su cuerpo…

Continuará…


DESCARGAR EL CAPITULO:

No hay comentarios:

Bienvenidos a Neema, Welcome to Neema, Neema へようこそ, Benvenuti Neema, Welkom Neema, Bienvenue à Neema, Neema 에 오신 것을 환영합니다, 歡迎 Neema, Neema مرحبا بكم في, Willkommen zu Neema, Щастливи сме да Neema, velkommen til Neema, ευπρόσδεκτοι να Neema, Neema में आपका स्वागत है, Bem-vindo ao Neema.

Premios

Photobucket
Por: Banned Lover - Amante Prohobido
Photobucket
Photobucket
Por: My Yaoi Mind

Mi Pokemón

XD! Por que recordar es volver a vivir!!!... XD!
¡¡¡ MUCHAS GRACIAS POR TU VISITA...!!!
Photobucket
¡¡¡ NO TE OLVIDES DE COMENTAR !!!