Se ha producido un error en este gadget.
starline
Photobucket
Daw Summer
Muy pronto más...
Photobucket

starline

viernes, 23 de mayo de 2008

Fanfic Yaoi: Testigo de una pasión, Preso de un sentimiento. Parte I

“Testigo de una pasión,
Preso de un sentimiento”







Por: ***Neemayaoi***
Universo Alterno












*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Unámosno en la lucha contra el plagio, no dejemos que nuestro esfuerzo y trabajo sea robado... si encuentras un FIC que sea ROBADO, denúncialo, así nos ayudaras a que las verdaderas autoras sean reconocidas por sus trabajos y a reconocer a aquellas personas inescrupulosas que viven haciendo el daño a los demás, vanagloriándose con historias que no son de ellos... les dice Neemayaoi, quien también se une a esta lucha liderada por Katrina_LeFay y seguida por varias autoras conocidas en este medio yaoístico.
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*



“Los personajes de Yugioh no me pertenecen mas si a sus respectivos autores y creadores.”

“Esta historia es un fanfic escrito en universo alterno y para los que gustan de estas historias”













Capitulo I

Aunque no quieran, aunque les duela,
Siempre estaremos juntos.















Si tan solo hubiera sabido como iba a terminar esta historia, hubiera hecho algo para evitar esta tragedia… pero… conociéndolo a él, estoy seguro que no me hubiera dejado ayudarle, él siempre preocupándose por los demás, talvez ahora si este feliz, aunque rara vez podía ver una sonrisa dibujada en su rostro, pero esa sonrisa se volvía cálida cuando me hablaba de su familia, su familia había sido todo para él… como es que lo se?, pues, cuando hablaba de ellos sus ojos brillaban de una forma muy especial… y sonreía mucho al recordar lo poco pero felizmente que había sido estar con ellos… si… muy poco, ya que ellos habían muerto… si… los mataron… y él estuvo cegado por la venganza… quería matar a aquel desgraciado que se atrevió a mancillar a su amado y no conforme con eso, atreverse a matarlo... sin que se pudiese defender... y para después hacer lo mismo con la otra persona que amaba mucho...
Su dolor estaba combinada con su sed de venganza, sus ojos cambiaron radicalmente... ya no eran los mismos... estaba solo... distante... no quería nada... no le temía a nadie... solo buscaba la venganza... una que pudo conseguir, sin antes también llevarlo a él... se fue... y estoy seguro... que ahora esta feliz... ya que esta con sus dos grandes amores....


*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Recuerdos que Vuelven a mi Mente.................................................................
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*


Varios soldados del imperio Egipcio se movilizaban... estaban en plena guerra en contra de los rebeldes y personas que querían invadir la ciudad y ver muerto al faraón Atemu.

Se encontraban en medio del desierto, al norte, los invasores junto a un grupo de rebeldes que apoyaban para el destierro del faraón... y al sur, los soldados imperiales.... momentos de silencio se vivía... quien se atrevería a dar el primer paso... los rebeldes estaban impacientes y algo nerviosos, ya que los soldados que estaban frente a ellos, estaban quietos, sin hacer el menor movimiento, tácitos... como estatuas de piedras... siendo castigados por los rayos del sol Ra... inclemente, brillando en lo mas alto del universo... como podían estar así?... en medio de tanto calor!!!...
Pobres ilusos... no sabían que el imperio Egipcio contaba con dos grandes fuerzas... claro, sin contar al faraón...; no pudiendo contener mas sus instintos salvajes, fueron ellos quienes empezaron a avanzar hasta los soldados, emitiendo gritos de victoria, mientras que los soldados seguían quietos e inmóviles, la parte de los invasores que estaban atrás alistaron sus lanzas y una polea que los ayudaría a disparar varias de un solo tirón... y un grito por parte del jefe del grupo más de quinientas lanzas fueron disparadas, lanzas muy filosas y largas que podrían atravesar el cuerpo de un ser humano, todas ellas iban cayendo como si fuera una lluvia... pero, una nube brillante apareció de la nada cubriendo a los soldados... tantos los rebeldes como los invasores quedaron estáticos al ver que las lanzas que ellos habían lanzado (que redundancia ¬¬) volvían hacia ellos, destrozando las poleas y ver como casi la mitad de ellos era atravesado como si fueran un trozo de carne... las arenas de Egipto se tiñeron de sangre... la arena seca absorbía la sangre mientras que los cuerpos colapsaban...

Los soldados seguían quietos... nadie se movía... pero nadie se percató de que encabezando el ejército había una persona que estaba montado sobre un caballo negro... portando una brillante armadura, junto con un casco que cubría un poco su rostro dejando ver unos ojos que se encontraban cerrados..., una espada colgaba de su cintura y una capa roja se dejaba volar por el viento
El caballo relinchaba y daba pequeños golpes sobre la arena, aquel animal también estaba impaciente... el hombre que estaba montado tenia una sonrisa dibujada en su rostro...

-Por lo visto... eres muy precavido...
-Si... lo sé...
-Era porque estaba aquí?...
-Si...
-Y si te hubiera obedecido... y me hubiera quedado en el palacio... hubieras protegido a estos soldados?...
-......... -no obtuvo respuesta de aquella voz interior con la cual se estaba comunicando.

-Sabes que eres imposible?....
-Créeme que lo sé... y tú, eres muy testarudo...
-Lo sé... y sabes?... eso es lo que más te atrae de mí... –dicho esto, el joven abrió sus brillantes ojos, desenvainó su espada para ponerla frente a él señalando a los enemigos con ella, para después exclamar- ¡¡¡ATAQUEN!!!

Los soldados que antes eran quietos, a la orden de su general corearon... “Por nuestro Egipto, tierra del sol, y tierra del faraón Atemu... ¡¡¡Vamos a Vencer!!!”...

El joven que estaba montado en el caballo, tiró de él haciendo que el animal se parase en dos patas para luego empezar a avanzar, seguido por sus soldados que también desenvainaron sus espadas y traían sus escudos...
Tanto invasores como rebeldes, salieron de su trance percatándose que frente a ellos los soldados eran comandados por su general... dando ordenes ellos también empezaron a correr para encontrase con los soldados... era un combate cuerpo a cuerpo... los soldados peleaban valerosamente haciendo retroceder al enemigo algunos metros, mientras que el general, peleaba desde su caballo... decapitando a los que se atravesaban en su avance o hiriendo de gravedad a otros... la sangre empezó a resbalar por su espada... sus ojos habían dejado de ser los mismos... así era siempre, cuando combatía... no iba a mostrarse débil frente a nadie... nunca!!!lo haría... sus movimientos eran ágiles... bajó de un salto de su caballo y se enfrento en una pelea con los invasores... las espadas rechinaban... el general avanzó deshaciéndose de quien lo interrumpía en su avance... ubico al jefe de los invasores y tuvieron una lucha... las dos espadas sonaban cuando hacían contacto... la fuerza de ambos era grande... pero el general aun no peleaba en serio... empezó a atacar sin detenerse haciendo retroceder a su enemigo... pero uno de los soldados se atravesó haciendo que el general cayese y el otro aprovechase... levanto en alto su espada con la intención de degollar al general pero lo único que alcanzo fue el casco que quedó enterrado en la arena... no sabia muy bien lo que estaba pasando, por un momento su rival estaba tirado en el suelo y ahora había desaparecido... solo sintió que algo le atravesaba su cuerpo... y al mirar su pecho... era una espada que emergía de él y que era abruptamente quitada haciendo que sus órganos interiores se destrozaran... callo de rodillas en la arena mientras temblaba por la perdida del elixir vital que era la sangre... trato de ver por el rabillo de sus ojos encontrándose con la figura alta de un hombre... no podía ver su rostro... los rallos del sol se reflejaban con su cabellera rubia... haciendo imposible observarlo... parpadeo varias veces para darse cuenta que su adversario lo iba a decapitar... y pasó... una cabeza empapada de sangre empezó a rodar... había matado al líder de los invasores...

Los que estaban peleando cerca de ahí se dieron cuenta que habían matado a su líder a si que, empezaron a dispersarse haciendo mas fácil su destrucción... la lucha estaba siendo ganada por la guardia imperial... a si que no quedándoles otra se fueron retirando poco a poco... –“Ni crean que los dejaremos escapar...”- se escucho una vos en lo alto del cielo, los invasores empezaron a colapsar mientras que veían que cada uno de ellos era pulverizado por alguna fuerza extraña... cenizas fue lo que quedaron en medio del desierto... junto con armaduras vacías... esta lucha, estaba ganada... como siempre había sido... nunca nadie a salido vivo... y menos por traicionar o atentar contra la vida del faraón Atemu..................................













En otro ambiente mas fresco... donde había lujos, puertas y paredes de oro... era el palacio donde vivía el faraón... se encontraba sentado en su trono... tenía los ojos cerrados... y una torcida mueca de felicidad asomo a sus labios... mientras que el ojo del milenio brillaba en su frente...
-Los que me traicionan están condenados a su muerte... nadie huye de mí sin antes haber pagado las consecuencias...

-Eres completamente radical y muy sádico... no debiste de propasarte...

-Ja!... miren quien me lo vino a decir... –sonó sarcástico el faraón mientras dejaba ver sus pupilas violetas... –Fuiste tú quien degolló a mas de la mitad de los rebeldes haciendo que sus lanzas se vuelvan en contra de ellos...

-Yo tengo mis razones... –respondió aquel sujeto mientras se daba la vuelta para salir de ese lugar...

-Y... una de esas razones no tendrá por nombre... Jounouchi Katsuya?...
El sujeto que estaba por irse se detuvo con la mención de ese nombre... se volvió dejando ver sus pupilas azules que estaban clavadas en las del faraón...

-No digas sandeces... no es por quien tú acabas de mencionar...

-Yo no diría lo mismo... además, eso no fue lo que escuche en su “pequeña” platica...

-Deja de meterte en mis asuntos primo... no quiero que vuelvas a escuchar mis conversaciones...

-Solamente escucho lo que me interesa... nada más... y al parecer aquel soldado te gusta...

-No es un soldado... es el general de la guardia imperial... a si que... no te metas con él... o te estarás metiendo conmigo también... –dijo para marcharse de ese lugar dejando al faraón “complacido”, se recargo en su trono, y empezó a pensar en aquel “soldado” rubio... era hermoso... y muy apetecible...

-Como me gustaría probarlo... –dijo mientras se relamía los labios... -Y estoy seguro que lo haré... lo haré mío... gemirá mi nombre y se estremecerá bajo mi cuerpo... además, sería una lastima desperdiciar tan hermoso cuerpo... –el faraón se quedo sentado en su trono bebiendo una copa de vino... si , muy pronto su sueño se iba a volver realidad... muy pronto...


El sacerdote iba por los pasillos del palacio... le daba mala espina lo que ese maldito estaba pensando hacer en contra del rubio general... maldición!!!... era su rubio, solo suyo!!!... no iba a permitirle hacer nada en contra de él, aun así estando en contra de los dioses o el mismo Ra, no iba a dejar a su rubio...
Siguió caminando hasta llegar a las caballerizas y encontrar a cierto rubio que reía alegremente mientras conversaba con sus camaradas... a verlo con esa sonrisa su corazón se lleno de alegría... no le había pasado nada malo, era un alivio, pero, también tenia un poco de celos... un poco?... no!!! Estaba que estallaba en celos... el muy maldito sonreirá tan tiernamente que no se daba cuenta (obvio ya que este rubio salió muyyyy despistado) que los otros lo miraban embobados... siii, era una preciosura, pero solo era suya!!!!...

-Jounouchi!!!... –grito desde lo lejos haciendo que todos voltearan a ver quien era, y al ver al sacerdote ahí parado, con los ojos completamente... los voy a matar... los voy a matar.... lárguense!!!.... a si que se despidieron del rubio y se marcharon para continuar con su trabajo...
Jouno volteo y se dirigió caminando lentamente hasta donde estaba el sacerdote de los ojos azules...

-Que tal Seth... –pregunto el rubio
El castaño entrecerró sus ojos... como que ¿que tal?... el quería algo mas que un simple saludo... casi tres meses que el desgraciado éste estaba fuera porque lo habían mandado al desierto junto con un ejercito para que luche, y ahora solo venia con un ¿qué tal?...

Claro que no se iba a conformar con solo eso a si que haciendo caso omiso al nerviosismo de Jouno, el sacerdote se acerco y lo besó... mientras que sus brazos lo apegaban más a su cuerpo... después de algunas pataletas por parte del rubio, este se dejo llevar mientras hacia lo mismo y se pegaba mas al cuerpo de su castaño ojiazul.
El muy apasionado beso se tuvo que romper ya que les hizo falta el aire a ambos...

-Seth... te he extrañado mucho... –dijo entrecortadamente tratando de recuperar el aire.

-Yo también Jou... yo también... –le respondió un ya recuperado castaño mientras empezaba a besar el cuello de marfil de su adorado rubio...

-Ahhh... ahhh... cálmate Seth... no hagas esto aquí... –dijo ya que estaban en medio de la caballeriza... –Alguien puede vernos...

-Alguien?... a quien te refieres...

-Vamos tu sabes a quien me refiero... –el rubio trataba de no gemir por las caricias que le estaba dando su adorado ojiazul.
Seth se separo del rubio para jalarlo y meterlo dentro de una de las caballerizas.... –Aquí nadie nos va a ver... –dijo mientras presionaba el cuerpo del rubio en contra de la pared...

-Seth... –dijo en forma de reclamo el rubio mientras lo miraba los ojos...

-Si... Jou?... –pregunto en tono juguetón mientras volvía a atacar el cuello del rubio que ya tenia algunas marcas rojas...
Esta ves ya no pudo contenerse mas, y empezó a gemir pasito, tampoco quería armar un escándalo ya que si lo hacía estaba seguro de que Seth no se iba a detener e iba a terminar consumiendo su acto...
Por otro lado, Seth estaba desesperado por mas contacto, a si que se deshizo de la estorbosa armadura que traía puesta su rubio y empezó a sacarle la túnica con la que estaba envuelto, dejando su torso medio descubierto...

-Eres muy hermoso mi querido Jou... –dijo mientras empezaba a lamer su pecho, mientras que sus dedos apretaban las tetillas del rubio... este solo gemía... después sus dedos fueron reemplazados por su lengua, que empezaron a lamer y a mordisquear sus tetillas rosaditas... Jou estaba por caerse, ya que tantas sensaciones era imposible estar de pie... a si que el castaño lo sostuvo, mientras que una de sus piernas se metió en medio de las del rubio haciendo que rozara con su miembro... era tan excitante ver a su rubio de esa forma... totalmente sonrojado y gimiendo de placer... lo quería poseer... lo quería marcar como suyo... pero...

-Ahhh... Seth... por favor... detente... o lo que me queda de cordura, la perderé por tu culpa... –el rubio estaba jadeante... si que le costaba hablar.

-Esta bien Jou... esta bien... –respondió mientras besaba el rostro de alabastro que tenia su rubio bonito... –Pero no sé si un día logre controlarme... quiero hacerte mío Jou... quiero tomar tu cuerpo virgen... quiero ser el primero quien te posea y tome tu virginidad... -las manos del sacerdote no estaban quietas... recorrían todo el cuerpo del rubio, sus piernas delgadas, su cintura estrecha y sus muslos bien formados...

-Yo también Seth... quiero ser tuyo... quiero entregarme a ti... quiero que seas tu quien me posea... pero sabemos muy bien que no podemos... no podemos... pero sabes... yo te amo... y tratare de hacerte reaccionar para que no te perjudiques... yo quiero tu bien Seth... y si hay que estar en abstinencia lo haremos...

-Yo también te amo Jou... –dijo, quedando maravillado por las palabras de su rubio amante... si..., eso eran... amantes para toda la vida... –Yo también se que no podemos tener relaciones... pero eso no impide que sienta este amor por ti...
El rubio correspondió las palabras de su sacerdote dándole un pequeño beso.

-Yo también te amo mucho querido Seth... mucho... –susurro escondido en su cuello...

-Bueno Jou... entremos al palacio, harán un fiesta por la victoria que tuvieron en contra de los rebeldes... –hablaba el castaño mientras acomodaba el traje de su lindo rubio general...

-Que bien... pero odio las fiestas... al menos no les caería mal esa fiesta a mis soldados...

-Tus soldados?... –pregunto el castaño sintiéndose celoso...

-Jejeje... vamos Seth... no estarás celoso no?...

-Yo?... celoso?... nooo... me gusta verte hablando con las personas tan alegre y tranquilamente mientras que ellos te ven embobados y tu ni cuenta te das...

Uyyy si, su castaño estaba que ardía en celos... –Vamos Seth, yo solo te amo a ti...

-Lo sé, pero eso no evita que piense en como matar a eso imbéciles que se atreven a pensar en tenerte...

-Vamos Seth... yo puedo defenderme... sabes muy bien que no dejaría que nadie se atreva a propasarse conmigo...

-Créeme que lo sé por propia experiencia... –dijo para darse la vuelta y darle la espalda al rubio.
-Por experiencia?... a que te refieres con eso Seht?... –pregunto el rubio, mientras se terminaba de arreglar el mismo su armadura y su faldón que tenia puesto y estaba sujetado por un cinto enmarcando su cintura...

-Pues que cuando te conocí, eras un chico muyyy rebelde... no se como te han aguantado tanto y no te mandaron a ejecutar... aparte de eso, eras muy respondón, arma pleitos, terco, algo irresponsable, no acatabas las ordenes, te gustaba escaparte, y te burlabas de los guardias.... –a si siguió un largo sermón de mil palabras... Jouno no sabia donde esconder su rostro totalmente colorado, ahora que lo recordaba, había sido todo lo que su castaño le estaba diciendo... bueno... eso era antes de haberse convertido en un soldado para luego pasar a convertirse en el general de la guardia imperial... eso era Jounouchi Katsuya, aproximadamente con sus veinte años era el primer chico joven que estaba a cargo de la guardia imperial, alto de contextura delgada, de piel ligeramente bronceada por el sol, aun así su piel no dejaba de ser la mas clara... esbelto y de cabellos dorados como los rayos del Dios Ra... y sus ojos color mieles... y de carácter extremadamente impulsiva....

-.......y ..... eras, no mejor dicho, eres impulsivo.... –termino diciendo el sacerdote para luego voltear a ver a su amante que estaba parado con la cabeza gacha...

-Vamos Seth, deja de estar “halagándome”... –le respondió sarcástico el rubio...

-Jejejeje... –rió divertido el ojiazul mientras se acercaba a su rubio para abrazarlo... –No te molestes... yo te amo con todos tus defectos y tooodas tus virtudes... –le susurro al oído mientras que su mano iba bajando por la espalda de su amante y justo cuando pronuncio la palabra “virtudes” su mano llegó hasta su trasero apretándolo un poco contra de su cuerpo...

-Seth, soy yo o te estas empalmando?... –pregunto divertido el rubio mientras se alejaba de su sacerdote para no prenderlo mas de lo que estaba...
-Será mejor que salgamos de aquí o terminare violándote... –habló maliciosamente el ojiazul.

-Ya quisieras tú... –el rubio le dio la mano al sacerdote para besarla y luego salir de las caballerizas rumbo al palacio...

Seth estaba contento... amaba mucho a su rubio..., no se imaginaba una vida sin su amor... sin estar a su lado y no poder abrazarlo... que hubiera pasado si en esa ocasión no se hubiera encontrado con aquel rubio que trataba de escapar de la prisión... se sintió fastidiado cuando aquel chico había tropezado con él casi tirandolo al suelo... pero al verlo bien, se percato de lo hermoso que era aquel muchacho, quedó impactado con sus ojos, sus cabellos y con su cuerpo... a pesar que lo tenia sucio, talvez era por los trabajos que tenia que hacer... o tal vez, ya lo habían mancillado en aquel calabozo, sin pensarlo, eso lo hizo sentirse mal... al poco rato unos guardias llegaron tratando de llevarse al rubio pero ponía resistencia a tal punto de tirar a todos los guardias... Seth sonrió de lado... este era un espécimen, y el quería domesticarlo, y valla que fue difícil, y sin darse cuenta se fue enamorando perdidamente de aquel “tenshin”....












Llegaron al palacio y por obvias razones tuvieron que separarse un poco y estar distanciados... el rubio entro primero seguido por el sacerdote, siempre vigilándolo, aunque no fuera necesario, pero, él quería, tenia que cuidar a su rubio de un faraón que estaba obsesionado con el....
El rubio general recibió una calurosa bienvenida por parte algunos habitantes que se habían congregado en ese lugar y también guardias y hasta los propios soldados orgullosos de tener un magnífico líder.... el rubio se sentó en su asiento, viendo que su ojiazul hacía lo mismo al lado del trono del faraón....
Seth no observaba disimuladamente a su rubio, y se percató que él también lo estaba mirando... cielos... si que se necesitaban... si fuera posible mandaría al diablo a todo para irse con su rubio lindo, pero no podía, sin magia y sin poder alguno, serian encontrados por el faraón Atemu y condenados a muerte, no estaría mal morir junto a su rubio, pero conociendo al faraón, de seguro antes cumpliría con su tan anhelado sueño de poseer al rubio y llevárselo lejos para matarlo... o peor aun obligarlo a ver su propia muerte... no quería eso... no quería ver a su rubio lejos de él, a si que mejor seguir como las cosas estaban... pero si el muy maldito del faraón se atrevía a hacerle algo a su amado y alejarlo de su lado, primero mataría al desgraciado ese para luego matarse él... no podía vivir sin su Jouno...............

El faraón se levanto de su trono para saludar a los congregados en esa “pequeña” fiesta.....

-Sean ustedes bienvenidos a este palacio de mi padre Ra... donde celebramos la victoria de nuestra guardia imperial en contra de los rebeldes... –se empezaron a escuchar aplausos de la plebe que se estaba aglomerando cada vez mas en ese lugar... era extraño tener a tanta gente en ese lugar.... y de eso se percato cierto sacerdote algo se tramaba su primito... y nada bueno seria...

-Esta fiesta es en honor de nuestro querido Jounouchi, comandante de la guardia imperial a quien le agradezco el haber luchado valiente mente por su pueblo de Egipto y por mi el Faraón, dueño y gobernante de estas tierras.......
Los gritos de júbilo no se hicieron esperar... las esclavas empezaron a danzar al compás de la música y las mujercillas empezaban a colgarse de los cuellos de los soldados, empezaron a beber y a hablar de sandeces... y claro que el rubio no estaba para esas cosas, a si que se levanto hizo una reverencia al faraón y se largo de ese lugar... algunos se le quedaron viendo, era de muy mala educación abandonar la fiesta antes que el faraón lo hiciera, estaba penado, pero este rubio era un completo caso, a si que el faraón solo sonrió mientras veía al rubio soldado atravesar la sala y dirigirse a sus aposentos...
El faraón no se dio cuenta de que su sacerdote estaba observándolo, Seth se percató de que estaba mirando a su rubio... si tan solo el maldito ese no fuera el faraón ya lo estuviera reclamando el porque miraba a su “novio” de esa forma... a si que se levanto también para poder retirarse...

-A donde vas querido primo?... –pregunto mientras tenia su barbilla recostada en su mano... ahora que se había ido su “presa” estaba aburrido.....

-Voy a descansar... no creo que eso sea un inconveniente no?... –le dijo retándolo con la mirada....
-Claro que no querido... puedes irte, pero, ten cuidado, si haces algo que no se te esta permitido o que yo no te haya concedido, créeme que me enterare... no quisiera tener que acatar una de las condenas a mi querido y único sacerdote.... -con eso le había dado a entender que ese desgraciado sospechaba algo... a si que lo ignoro y termino por salir de ese lugar... el olor a bebida y a humo se le estaba haciendo insoportable...

Atemu tenia un sonrisa retorcida dibujada en su rostro... estaba cerca el día en el que iba a realizar su sueño... poseer a ese soldado rubio... y lo iba a disfrutar... y solo si tal vez le llegara a gustar, lo encadenaría a su cama hasta tomar todo lo que el rubio le pudiese ofrecer... todo... absolutamente todo.....




El rubio caminaba por los extensos pasadizos del palacio... llegando por fin hasta su recamara... y al abrirla, se encontró con una cama cubierta de pétalos de rosas blancas... estaba maravillado por lo hermoso que se veía su cama de esa forma...

-Seth... vamos, sal de donde sea que te hayas escondido...

-Aquí estoy Jou... no me he escondido... –escucho un vos, a si que entro por completo a su recamara y detrás de él la puerta se cerró sola.

Encontró a su bello sacerdote parado en la ventana mirando la luna llena de la noche...

-Te ves hermoso... –le dijo el ojiazul a su rubio mientras se volteaba para besarlo... lo dirigió a la cama, donde se acostaron haciendo que algunos pétalos cayeran volando al piso...

-Como fue que llegaste antes que yo?... –pregunto el rubio mientras se abrazaba al cuerpo de su sacerdote...

-Recuérdalo... este mago, tiene trucos bajo la manga... –dijo mientras el rubio se reía divertido... ahora recordaba que una vez lo había llamado así....

-Si... y al parecer muy buenos...- le contesto el rubio empezando a cerrar sus ojos dejándose vencer por el cansancio...

-Descansemos mi amado Jou... disfrutemos de la compañía del otro, como si fuera la ultima ves... amémonos cada día como si fuera la ultima... y... moramos juntos si ese llegara a ser nuestro destino... que bien gustoso aceptare, con tal de estar a tu lado... ya sea en esta vida o en la otra................

-Si Seth... yo también moriría a tu lado... con tal de permanecer junto a ti... nadie va a hacer que deje de amarte... nadie va a borrar tu recuerdo de mi corazón... te amo Seth....

-Te amo Jou... mi hermoso “tenshin”........

Dos cuerpos descansaban placidamente en medio de promesas de amor... la luna que se filtraba por la ventana alumbraba a los cuerpos, que, estaban abrazados, dejándose llevar por el sueño... el amor y su destino... era cierto, alguien iba a morir... y había alguien que iba a tomar venganza, una venganza que lo iba hacer participe de mucho sufrimientos... muchas caídas y una vida solitaria... y todo eso, terminaría por arrastrarlo a él también... o quien sabe, tal vez no todo iba a terminar en un final trágico.
Continuara...
Porfavor dejen sus comentarios en el enlace comentarios que esta abajo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hay esta hermoso ;_; mi sigue leyendo, pero no quiero que le pase algo malo a jou D; muero!! xD muy bueno lo seguire leyendo :3

Bienvenidos a Neema, Welcome to Neema, Neema へようこそ, Benvenuti Neema, Welkom Neema, Bienvenue à Neema, Neema 에 오신 것을 환영합니다, 歡迎 Neema, Neema مرحبا بكم في, Willkommen zu Neema, Щастливи сме да Neema, velkommen til Neema, ευπρόσδεκτοι να Neema, Neema में आपका स्वागत है, Bem-vindo ao Neema.

Premios

Photobucket
Por: Banned Lover - Amante Prohobido
Photobucket
Photobucket
Por: My Yaoi Mind

Mi Pokemón

XD! Por que recordar es volver a vivir!!!... XD!
¡¡¡ MUCHAS GRACIAS POR TU VISITA...!!!
Photobucket
¡¡¡ NO TE OLVIDES DE COMENTAR !!!